¿Sabías que...
...algunos relojes con numeración romana representan el cuatro como IIII?

La numeración romana se inspira en la etrusca, basada en el sistema de adición. De esta manera, el cuatro sería cuatro veces uno (IIII), pero llegado un punto, los romanos cambiaron el sistema y lo convirtieron en sustractivo: el número cuatro pasó a ser un 'cinco menos uno': IV. Aun así, en algunos casos continuaron escribiendo el cuatro como IIII por superstición.

 

¿Pero, por qué? En latín, 'IV' son las dos primeras letras de Júpiter: IVPITER. Se trata del dios más importante de la mitología romana y los romanos creían que utilizarlo como un número era blasfemo.

 

Existen múltiples teorías de por qué ha seguido utilizándose esta representación del cuatro como cuatro veces uno en algunos relojes 'recientes' (el que mostramos en la imagen de la derecha es del siglo XIX) teniendo numeración romana, y la estética sería la más extendida. Los cuatro caracteres (IIII) crean una simetría visual con su opuesto en la esfera (VIII), también de cuatro dígitos, que el IV no consigue, favoreciendo así la armonía estética.


La teoría monárquica atribuye a Carlos V de Francia esta curiosidad. En 1370 el monarca encargó al relojero Henry de Vick un reloj para la torre del palacio de La Conciergerie de París. El rey recriminó al artesano el uso de 'IV' para representar el cuatro, y cuando éste corrigió al monarca indicándole que ésa era la forma correcta de hacerlo, Carlos V le respondió: “El Rey nunca se equivoca”. Así, el artesano se vio obligado a usar IIII por orden del monarca. El reloj continua colocado allí.

 

Otra teoría más romántica explica que un relojero suizo confeccionó un reloj encargado por su soberano, cometiendo la equivocación de representar el número cuatro como IIII y no IV. El rey mandó ejecutar al artesano y, como protesta ante tal hecho, y en homenaje a aquel artesano, todos los colegas de profesión del relojero decidieron empezar a utilizar únicamente el IIII en vez del IV.

 

La Real Academia Española de la Lengua, en su ortografía, acepta como única excepción para el uso de los numeros romanos en su forma antigua los que aparecen en la esfera de los relojes.


En el Museo de la Ciudad conservamos la antigua esfera del reloj de la Casa Consistorial, el edificio del Ayuntamiento de Murcia en la Glorieta, que se sustituyó a principios de los años 2000. En ella podemos ver esta forma de representación del número cuatro con 'IIII' en lugar de con 'IV'. Del mismo modo, se mantiene en el actual reloj del Ayuntamiento. El reloj de la Puerta del Sol de Madrid es otro ejemplo donde podemos verlo.


© 2014, Museo de la Ciudad Ayuntamiento de Murcia Nota legal · Política de privacidad