¿sabías que...
en el norte de la ciudad, junto a Espinardo, existía un cerro con una ermita dedicada a San Cristóbal?

La información que tenemos sobre el Cerro de San Cristóbal y la ermita dedicada a este santo, queda escondida entre datos generales sobre la huerta de Murcia en su zona norte. Uno de los primeros datos que encontramos se remonta al siglo XV, cuando los límites por el norte de la huerta de Murcia estaban marcados por una alineación montañosa formada por dos pequeños cerros o cabezos: el cerro de San Cristóbal y Monteagudo (154 mts). En la zona localizada entre Espinardo y Cabezo de Torres, cerca de los terrenos lindantes a la denominada acequia de Churra, existían secanos que gozaban de una óptima situación junto a la acequia. Una crónica del siglo XV nos indica la construcción, en aquel emplazamiento, de un puente “entre el secano e el regadío” por el que pudieran pasar las cabras al corral de una heredad situada cerca de San Cristóbal.

 

Mediado el siglo XVI, Juan Martínez Siliceo (1541-1546) tomó posesión del obispado de Cartagena (el 6 de abril de 1541), el cual parece ser que siguió la antigua tradición y ”montó a caballo en la ermita de San Cristóbal situada en los altos de Espinardo, donde oraban los nuevos obispos y los recibía su clero” para posteriormente entrar a la ciudad de Murcia a caballo, seguido del dean y cabildo, hasta las cuatro esquinas que curiosamente se denominan “de San Cristóbal”.

 

En la segunda centuria del siglo XVIII se publicó el catastro del Marqués de la Ensenada, considerado como uno de los documentos de censos más completos de esta época: en él se mencionan cinco calles en Espinardo, más los partidos de Alfatego y Churra la Vieja, así como los pagos de San Cristóbal y Flor de Lis.

 

¿Qué queda de eso? Está por investigar.

 

Imágenes:

-Mapa del amojonamiento de Espinardo, 1728.

-Hacienda del Obispo, Espinardo.

 

Fuente:

DÍAZ CASSOU, P.: Serie de los obispos de Cartagena. Madrid: Tipografía Fortanet, 1895,

MARTINEZ CARRILLO, M.: Los paisajes fluviales y sus hombres en la baja edad media. El discurrir del Segura. Murcia: Universidad de Murcia, 1977.


©2014, MUSEO DE LA CIUDAD. AYUNTAMIENTO DE MURCIA. NOTA LEGAL · POLÍTICA DE PRIVACIDAD