Busto de José Esteve Mora
El Museo de la Ciudad ha recibido la donación de una pieza artística que pasa a formar parte de la colección municipal: el busto del médico José Esteve Mora obra del escultor Juan Dorado Brisa.

La donación se ha llevado a efecto este miércoles 10 de marzo de 2021 por parte de don Miguel Federico Palazón Bravo, y gracias a las gestiones de doña Lourdes Palazón Bravo, ambos tataranietos de José Esteve, a los que el Museo agradece su generosidad por contribuir a engrandecer el patrimonio histórico-artístico de Murcia.

 

José Esteve Mora nació en La Arboleja el 18 de febrero de 1823, de familia humilde y huertana. Cursó Filosofía con los franciscanos del convento de la Purísima y más tarde estudió Medicina en Valencia. Fue académico en Valencia, Granada y Sevilla, y posteriormente desarrolló su carrera profesional en Murcia, donde llegó a presidir la Real Academia de Medicina entre 1887 y 1890. Además, fue presidente de la Diputación Provincial en 1884 y en 1889, y diputado en Cortes en 1902. Su figura cobra además actualidad por su protagonismo en la lucha contra la epidemia de cólera de 1854, lo que le valió la Cruz de Epidemias.

 

José Esteve fue distinguido también con la Gran Cruz de Isabel la Católica, pero además de sus numerosos cargos y distinciones, de su persona se destacó la generosidad y la humanidad. Tal y como recoge la Gran Enciclopedia de la Región de Murcia, “la bondad y el desinterés” de José Esteve “jalonaron tanto su vida profesional como política”. Su muerte en 1903 fue muy sentida en la ciudad: el Ayuntamiento de Murcia celebró una sesión extraordinaria y acordó poner su nombre a la plaza adyacente a San Bartolomé (la señalada como kilómetro cero de las carreteras de la Región de Murcia), lo que se llevó a efecto en 1906. Además, se costeó por suscripción popular un altorrelieve de José Esteve Mora que fue colocado en la calle Sagasta, lugar donde permanece, y ese mismo año se encargó a Juan Dorado Brisa el busto que ahora podrá visitarse en el Museo de la Ciudad.

 

El escultor Juan Dorado Brisa nació en Valencia en 1874, se formó en la Academia de San Carlos de su ciudad y tuvo una carrera corta y prometedora, que se vio truncada por su prematura muerte en 1907. Un año antes de su fallecimiento firmó el busto de José Esteve Mora que ha recibido el Museo de la Ciudad, y diez años antes llegó a Murcia al ganar el concurso para realizar el trono del Cristo Yacente de Nicolás de Bussy que había convocado la Cofradía del Santo Sepulcro. Su éxito le proporcionó nuevos encargos, como los del paso del Lavatorio en 1904 y el San Juan en 1905 para la cofradía del Carmen, además de un San Francisco para el convento de la Purísima y de una Virgen del Carmen para Santo Domingo.

 

Sus últimas obras fueron el busto de Francisco Peña y el de José Esteve Mora, que en opinión de Andrés Baquero Almansa, "revela novedad en la concepción, realizada con tanto gusto como maestría". En su libro 'Los profesores de las Bellas Artes Murcianos', Baquero Almansa cuenta que otro valenciano ilustre, Benlliure, "estimaba en lo que valían las dotes geniales" de Juan Dorado Brisa, y que "quiso llevárselo a Madrid con insistencia, pero Dorado, cargado de familia, nunca se acabó de resolver, miedoso de la lucha necesaria en la corte para lograr proporcionarse el modesto vivir que aquí le aseguraba su taller acreditado". En noviembre de 1907, de camino a Valencia para recibir un encargo escultórico, Juan Dorado Brisa falleció al caer del tren en el que viajaba.

 

Fuentes:

Gran Enciclopedia de la Región de Murcia. Tomo 4, páginas 61 y 169.

Los Profesores de las Bellas Artes Murcianos. Andrés Baquero Almansa. Páginas 441 y 442.


© 2014, Museo de la Ciudad Ayuntamiento de Murcia Nota legal · Política de privacidad